Saltar al contenido

El tiempo en la coctelería cuenta: work smart, not hard!

el tiempo en la coctelería

En el mundo de la coctelería, cada segundo cuenta. No se trata solo de mezclar ingredientes y crear deliciosas bebidas, sino de hacerlo con destreza y eficiencia. Un bartender exitoso no solo es un maestro de los cócteles, sino también un experto en gestionar el tiempo de manera inteligente. En este blog vamos a desvelar por qué el tiempo en la coctelería es crucial y como trabajar de manera “smart” puede marcar la diferencia entre ser un simple bartender y un profesional de la barra extraordinari@.

La eficiencia en la coctelería

La coctelería es un ballet frenético de movimientos y mezclas, donde cada segundo cuenta. Los clientes esperan con ansias sus cócteles y ser capaces de atender sus pedidos de manera rápida y precisa es esencial. La diferencia en la preparación y servicio de las bebidas es un arte en sí mismo y habrá que elaborar diferentes estrategias para optimizar los movimientos para ganar tiempo, sin sacrificar la calidad.

El misterio de la gestión del tiempo

Detrás de las relucientes barras, el tiempo se convierte en un tesoro escaso y valioso. Los bartenders, como guardianes del reloj, deben ser maestros en el arte de la gestión simultánea de múltiples tareas para asegurar un servicio impecable. Esta habilidad es una manifestación directa de la experiencia adquirida, una enseñanza que todos los aspirantes a ingresar en el mundo de la coctelería deben atesorar.

Imagina a un bartender en acción, un equilibrista hábil que maneja botellas, cocteleras y vasos con destreza. ¿Por qué limitarse a una sola mano cuando se pueden emplear ambas para crear un baile líquido perfectamente coreografiado? En este escenario, el tiempo es oro, y cada movimiento cuenta, cada instante se traduce en la satisfacción del cliente.

Sin embargo, en este ritual de precisión y agilidad, no se trata solo de individualismo. La coctelería es un arte colectivo, y el compañerismo es la nota clave que resuena en cada rincón de la barra. Un equipo unido, donde el respeto mutuo se convierte en su lema, es esencial para mantener el ritmo, para preservar la armonía en medio del frenesí de la noche. Porque en este mundo en constante movimiento, donde las órdenes llegan sin cesar y las expectativas de los clientes se elevan, el tiempo se mide no solo en minutos, sino en la eficiencia del equipo.

Así que, detrás de las barras, el tiempo fluye como un río incesante, pero en manos de bartenders experimentados, se convierte en un recurso precioso, moldeado con destreza y compartido en un espíritu de unidad. La coctelería, con sus múltiples lecciones, nos recuerda que en la gestión del tiempo y en la camaradería, reside la esencia de un servicio excepcional.

El trabajo smart mejora el tiempo en la coctelería

La diferencia entre un bartender profesional y uno amateur es notable, y no solo en términos de destreza, sino también en eficiencia. ¿Sabías que un bartender profesional es un 60% más productivo que uno amateur? Esto se traduce en tiempos de espera significativamente más cortos para los clientes.

Mientras que un profesional puede completar un pedido de varios cócteles en aproximadamente 2 minutos, un bartender amateur podría requerir hasta 5 minutos para preparar solo una bebida. La clave para alcanzar esta eficiencia radica en la minuciosa optimización de cada aspecto de las operaciones en la barra.

Desde mantener el espacio de trabajo impecable y organizado hasta garantizar que todas las herramientas necesarias estén siempre en su lugar designado, un bartender profesional se compromete a ofrecer una experiencia de cóctel fluida y veloz, elevando así el nivel de servicio y satisfacción de los clientes.

La recompensa

Ser un bartender smart tiene sus recompensas. Las consecuencia del trabajo inteligente serán la reducción del estrés y la fatiga, clientes más satisfechos, mejores propinas y una reputación que te precederá. Además, podrás por fin dejar de quejarte por no poder salir a tu horario de trabajo, porque conseguirás acabar todas tus tareas.

En el mundo de la coctelería, el tiempo es un recurso preciosos que debes de aprender a dominar. Trabajar smart no solo te hace un bartender más eficiente, sino que también te permite disfrutar de tu trabajo y brindar una experiencia excepcional a sus clientes. Así que, la próxima vez que veas a un bartender haciendo magia detrás de la barra, recuerda que detrás de estos movimientos rápidos hay un mundo de planificaciones y eficiencia que hace que todo funcione sin problemas.

Conviértete en el/la mejor y eleva tu local y tu imagen

profesional entre los mejores!

¿Cómo?

¡Te lo enseño en la MiXologist Academy!