Saltar al contenido

Hielo en la coctelería: derritiendo mitos y creando magia!

Lo que el hielo en la coctelería puede lograr

¡Saludos amantes de la mixologia!

Hoy quiero hablarles de un ingrediente que a menudo pasa desapercibido en el mundo de la coctelería, pero que es absolutamente esencial para crear bebidas: ¡El hielo en la coctelería!

Si, este modesto y frío compañero a veces no recibe el crédito que merece. Pero en esta entrada, vamos a derretir todas esas dudas y te mostraré porque el hielo es el “rockstar” secreto de los cócteles.

Hielo en coctelería

El hielo en coctelería: el ingrediente silencioso

Imagina por un instante tu cocktail predilecto, ya sea un refrescante Mojito con su explosión de menta y lima, un sofisticado Old Fashioned con su elegancia atemporal o un seductor Cosmopolitan que despierte tus sentidos. ¿Qué tienen en común todos estos caprichosos cócteles? Sí, es innegable que despiertan nuestros sentidos con su sabor inigualable, pero también comparten un ingrediente clave que subyace en su magia: el hielo.

El hielo en la mixología no es simplemente un detalle insignificante, sino una pieza fundamental en la creación de estas obras de arte líquidas. Cumple una doble función que trasciende su mera presencia en el vaso. En primer lugar, ejerce su poder enfriador, transformando cada sorbo en una experiencia refrescante que acaricia el paladar y refresca el alma. El hielo, con su temperatura gélida, convierte un trago común en un placer helado que te hace sentir vivo.

Sin embargo, su papel va más allá de la simple refrigeración. El hielo también es el artífice de la armonía en tu copa. Su capacidad de diluir y mezclar los ingredientes esenciales del cóctel es un ballet coreografiado que garantiza el equilibrio perfecto de sabores. Como un maestro de ceremonias invisible, el hielo se fusiona con el licor, los jugos y los jarabes, logrando que cada componente se entrelace de manera armoniosa. Gracias a esta danza silenciosa, los sabores se amalgaman en una sinfonía gustativa que deleita tus sentidos y despierta tu paladar.

Así que la próxima vez que sostengas tu copa favorita con ese cóctel exquisito entre tus dedos, recuerda que el hielo no es un simple acompañante, sino un cómplice esencial en la búsqueda del deleite. Eleva tu copa y brinda por la magia que el hielo aporta a cada trago, por ese equilibrio perfecto que transforma lo ordinario en extraordinario, y por la experiencia única que solo un cóctel bien preparado puede ofrecer.

El tamaño y la forma importan

No todos los hielos son iguales, y esto es algo que todos los mejores bartender deben de entender. Los cubitos de hielo grandes, por ejemplo, son ideales para agitar las bebidas o para las que se sirve en el vaso bajo, como el famoso “on the rocks”. Los cubos de hielo más grandes tendrán una superficie menor en comparación con su volumen total, lo que significa que se derretirán más lentamente.

Por otro lado, los cubos más pequeños funcionan bien en cocktails machacados o batidos ya que, por tener un volumen menos y mayor superficie a contacto con el líquido, pueden enfriar rápidamente el drink pero a la vez aguzarlo en seguida.

Cual es el mejor o pero eso depende, por ejemplo, del tipo de bebida que estéis haciendo o la temperatura.

Y luego están los hielos especiales, como las esferas o diamantes. Estas bellezas no solo lucen impresionantes, sino que también se derriten lentamente manteniendo la bebida fría y sin diluirla demasiado rápido. ¡A que ya dejarás de subestimar el hielo en coctelería!

Hielo claro y cristalino

Un secreto de los profesionales es el hielo cristalino y claro. ¿Por qué? Porque el hielo que se hace con agua pura, con un congelamiento gradual y sin impurezas se derrite más lentamente y no afecta el sabor del drink. Para lograrlo no es muy difícil, solo necesitas un recipiente con paredes aisladas y sin tapas. De este modo el frío congelará solamente de una parte, todas las impurezas del agua caerán en el fondo y solo deberás quitarlas una vez congeladas.

El hielo cristalino se ha convertido en un elemento escenográfico más para los cocktail y una huella distintiva de los locales.

El hielo en coctelería como rey del bartending

Os suena la frase: “Ponme solo dos hielo que si no se agua”.

Ooh, aún peor “¡Quítame unos hielos así cabra más cantidad!”.

Hasta ahora hemos hablado del tamaño, la forma y el aspecto del hielo en coctelería. También es crucial comprender cuanta cantidad de hielo hay que utilizar, en particular ¿Por qué utilizar poco hielo es una bebida es un error?

Aquí te explico algunas razones claves:

  • Falta de enfriamiento y excesiva dilución: Como expliqué antes, si usas poco hielo en relación al volumen de la bebida se aguará más rápido, subirá la temperatura y sin darnos cuenta ya habremos  arruinando la experiencia.
  • Pérdida de textura y sabor: En bebidas agitadas o batidas el hielo sirve tanto para enfriar como para cambiar la textura del drink. La falta de hielo puede resultar en una bebida menos suave y con sabores menos intensos.
  • Presentación descuidada: Además del impacto en el sabor, el hielo en coctelería es un elemento visual importante. Un cocktail con poco hielo flotando es sinónimo de una falta en el cuidado de los detalles que hace la bebida obviamente menos atractiva. ¡Así que llena esos vasos de hielo y eleva tu imagen profesional detrás de la barra!

Entonces, la próxima vez que disfrutes de un cocktail o que lo estés preparando, detente un momento y piensa en el hielo que lo hace posible.

¡Salud al hielo en la coctelería y a todas las maravillosas bebidas que nos brinda!

Mixologist Academy